Información

Clasificación del grado de áreas infestadas por procesionaria del pino en las regiones

Clasificación del grado de áreas infestadas por procesionaria del pino en las regiones


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¡Estoy haciendo una tesis sobre la distribución de la polilla procesionaria del pino en las regiones de Argelia! Estoy haciendo pruebas sobre si hay autocorrelación espacial de estos insectos en las regiones. y también estoy haciendo agrupaciones jerárquicas de (grado de infestación, defoliación pequeña, defoliación media y defoliación alta, y coordenadas de latitud y longitud) en cada región para ver las regiones que tienen las mismas características en las variables mencionadas anteriormente.

El problema es que necesito información sobre el efecto de la ubicación geográfica y el clima en este insecto específico.

He hecho algunas pruebas estadísticas y he descubierto que cada año hay diferentes características de clúster para estas regiones, así que ¿alguien puede ayudarme a saber por qué es diferente cada año?

Por último, si alguien me pudiera sugerir algunos enlaces, tal vez a algún estudio previo sobre otro país, para que pueda hacerme una idea de lo que tengo que incluir y hacer, y comparar también con mis resultados.


Biocontrol de la procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa (Denis y Schiffermuller, 1775) con extractos de plantas

Descarrega la cita en els seg & uumlents formatos:

Biocontrol de la procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa (Denis y Schiffermuller, 1775) con extractos de plantas

Abstracto

Biocontrol de la procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa (Denis y Schiffermuller, 1775) con extractos de plantas

El propósito de este estudio fue proponer soluciones alternativas basadas en el uso de productos naturales bioinsecticidas para combatir la polilla procesionaria, Thaumetopoea pityocampa (T. pityocampa), considerada defoliadora por el daño que ocasiona a la silvicultura. Este insecto también causa problemas de salud en bosques o áreas boscosas abiertas al público. Para cumplir con este objetivo, evaluamos la toxicidad de seis extractos de dos plantas: Taxus baccata y Populus nigra, recolectada en las regiones de Blida, contra larvas de primer estadio de T. pityocampa. Los resultados de estas pruebas biológicas mostraron una diferencia significativa entre los seis extractos. Los valores de LD50 (dosis letal) se calcularon mediante análisis probit utilizando la tabla Finney & # 8217s. La DL50 también fue baja para los dos extractos Populus Methanol y Populus Mettanol Cloroformo (1,4 mg / ml y 3,3 mg / ml, respectivamente). Sin embargo, el LD50 fue relativamente alto para el resto de los extractos. En conclusión, los Bioinsecticidas de Populus Metanol (PMP) y Populus Metanol Cloroformo (PMC) demostraron ser activos y podrían integrarse en el control biológico de los parasitoides del huevo de T. pityocampa.

Palabras clave: Thaumetopoea pityocampa, LD50, Populus nigra, Taxus baccata

Resumen

Control biológico de la mariposa de la procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa (Denis y Schiffermuller, 1775) mediante varios extractos vegetales

La finalidad del presente estudio es ofrecer alternativas con bioinsecticidas elaborados a partir de productos naturales para combatir la mariposa de la procesionaria, Thaumetopoea pityocampa (T. pityocampa), considerada una plaga defoliadora debido a los daños que causa en la silvicultura. Este insecto ocasiona también problemas de salud en bosques o zonas forestales abiertas al público. Para ello hemos evaluado la toxicidad de seis extractos procede de dos plantas: Taxus baccata y Populus nigra, recogidos en distintas zonas de Blida, contra larvas en estadio 1 de T. pityocampa. Los ensayos biológicos han demostrado una reducción significativamente diferente de estos insectos con cada uno de los seis extractos. Los valores LD50 (dosis letal) se calcularon aplicando el análisis probit con la tabla de Finney. Los valores LD50 fueron bajos en el caso de dos extractos: el metanol de chopo (Populus Methanol) y el cloroformo-metanol de chopo (Populus Methanol Chloroform), con 1,4 mg / ml y 3,3 mg / ml, respectivamente. En cambio, las dosis LD50 del resto de extractos fueron relativamente elevadas. En conclusión, los insecticidas biológicos metanol de chopo (PMP) y cloroformo-metanol de chopo (PMC) resultaron más eficaces y, por lo tanto, podrían integrarse en el control biológico de T. pityocampa junto con parasitoides de huevos.

Palabras clave: Thaumetopoea pityocampa, LD50, Populus nigra, Taxus baccata

Currículum

Control biològic de la papallona de la processionària del pi Thaumetopoea pityocampa (Denis i Schiffermuller, 1775) mitjançant diversos extractes vegetals

La finalitat del present estudi és oferir alternativas amb bioinsecticides elaborats a partir de productes naturals per combatre la papallona de la processionària, Thaumetopoea pityocampa (T. pityocampa), considerada una plaga defoliadora a causa dels danys que produeix en la silvicultura. Aquest insecte ocasiona així mateix problemes de salut en boscos o zones forestaless obertes al públic. Amb aquest objectiu hem avaluat la toxicitat de sis extractes procedents de dues plantes: Taxus baccata I Populus nigra, recollits en diferentes zonas de Blida, contra larves en estadi 1 de T. pityocampa. Els assajos biològics han demostrado una reducció significativament diferent d & # 8217aquests insectes amb cadascun dels sis extractes. Els valors LD50 (dosi letal) es van calcular aplicant l & # 8217anàlisi probit amb la taula de Finney. Els valors LD50 van ser baixos en el cas de dos extractes: el metanol de pollancre (Populus Methanol) i el cloroform-metanol de pollancre (Populus Methanol Chloroform), amb 1,4 mg / ml i 3,3 mg / ml, respectivament . En canvi, les dosis LD50 de la resta d & # 8217extractes van ser relativament elevades. En conclusión, els insecticides biològics metanol de pollancre (PMP) i cloroform-metanol de pollancre (PMC) van resultar més eficaços i, per tant, es podrien integrar en el control biològic de T. pityocampa juntament amb parasitoides d & # 8217ous.

Paraules clau: Thaumetopoea pityocampa, LD50, Populus nigra, Taxus baccata

Introducción

Se estima que las áreas forestales cubren alrededor de cuatro mil millones de hectáreas en todo el mundo, incluido el 30% de la superficie terrestre (FAO, 2015). En Argelia, los bosques cubren un área de 4,7 millones de hectáreas con una tasa de forestación del 11% (DGF, 2007). El bosque de cedro forma parte de los ecosistemas mediterráneos y tiene un papel fundamental en el equilibrio del ecosistema montañoso del norte de África. En Argelia, el cedro del Atlas, Cedrus atlantica Manetti (1844), ocupa 40.000 ha. Su gran riqueza biológica es un foco de excepcional interés en cuanto a protección y extensión. El requisito de proteger este cedro siempre es anterior a los programas forestales. Estas comunidades bióticas están amenazadas por diversas especies de defoliadores, principalmente la polilla procesionaria del pino, Thaumetopoea pityocampa (Fraval, 2007). Este insecto primario debilita a su huésped y lo expone a otros insectos, en particular, xilófagos (Zamoum, 2002).

Las larvas de Thaumetopoea pityocampa, conocidos por sus estilos de vida gregarios, su voracidad, su modo de moverse en una sola fila (Seigue, 1985) y sus propiedades urticantes, provocan muchos problemas de salud para humanos y animales (Battisti et al., 2017). La extensión del área de distribución de las especies hospedadoras juega un papel importante en el movimiento de este insecto (Leblond, 2009). Esta situación de progradación requiere acciones de control local, especialmente en bosques o áreas boscosas de uso público, con el fin de reducir las infestaciones de esta plaga y proteger los rodales más sensibles, particularmente: (a) rodales jóvenes sensibles en bosque protegido y bosque de producción cuando la supervivencia de los árboles se ve amenazada por una fuerte defoliación repetida y (b) bosques frecuentados por el público, donde las decisiones de control difieren ya que el daño principal son los árboles antiestéticos en el período sin hojas y las reacciones nocivas debido a la urticación causada por el cabello de las larvas.

Las plantas producen compuestos secundarios para defenderse de organismos como patógenos y plagas (Meric, 2005). Estos compuestos secundarios tienen un amplio modo de acción sobre los insectos, incluidos los efectos repulsivos y la inhibición digestiva (Regnault-Roger y Hamraoui, 1997). Históricamente, los productos botánicos se utilizaron mucho antes que otros tipos de pesticidas. Los antiguos chinos, griegos y romanos usaban plantas o extractos de plantas con azufre y arsénico como insecticidas (Tschirley, 1979). Se han registrado más de 2.000 especies de plantas con propiedades insecticidas (Grainge y Ahmed, 1988). Se ha informado que los romanos usaban polvos preparados a partir de Veratrum sp. como insecticidas y raticidas. En los trópicos, el uso de neem (Azadirachta indica Juss. Meliaceae) se ha registrado durante al menos 4.000 años (Larson, 1989). En el siglo XIX, solo se identificaron unos pocos compuestos de origen vegetal y se usaron ampliamente como repelentes o productos tóxicos, incluida la nicotina (alcaloide) y sus derivados, la rotenona, el piretro y los aceites vegetales. Varios estudios han demostrado la importancia de Taxus baccata y Populus nigra. Entre estos estudios, podemos citar los de Roberts y Wink (1998) sobre dos nuevos taxoides europeos del tejo (Taxus baccata) que actúan como insecticidas piretroides Sinergistas contra el picudo negro de la vid (Otiorhynchus sulcatus). Las semillas y el follaje de Taxus baccata son ricas en alcaloides tóxicos (Miller, 1980). Todas las partes del árbol son tóxicas y contienen taxina, una mezcla compleja de alcaloides que se absorben rápidamente por la digestión e interfieren con la acción del corazón (Cooper y Johnson, 1984). Además, Popova et al. (2005) evaluaron la actividad antibacteriana del propóleo negro de Turquía y su composición química cualitativa y cuantitativa. Los efectos insecticidas de Populus nigra ha sido evaluado por Cao et al. (2010) contra Lymantria dispar L.

El objetivo de nuestro trabajo fue estudiar los efectos de la aplicación de extractos vegetales contra la polilla procesionaria, T. pityocampa. Evaluamos el potencial insecticida y la alteración del reconocimiento del huésped por extractos naturales. Este efecto se midió en varios parámetros biológicos que caracterizan la dinámica de la población de insectos en general y la gradación en particular, preservando los parasitoides.

Material y métodos

Recolección y preparación del material biológico

Durante el verano de 2018, recolectamos una masa de 200 huevos de la polilla procesionaria, T. pityocyampa. Los huevos se almacenaron individualmente en tubos de ensayo de 10 cm de largo y 1 cm de diámetro. Las larvas del primer estadio (L1) de T. pityocampa se recolectaron de Cedrus atlantica árboles en las áreas forestales (Chréa) en la región de Blida de Argelia a una altitud de 1388 m.

Las partes aéreas (tallo y hojas) de Taxus baccata y Populus nigra se recolectaron durante abril de 2018 en una etapa floral de la planta, en la región de Blida, 50 km al suroeste de Argel (Argelia) (36 ° 26 & # 8242 4.15 & # 8243 N 2 ° 53 & # 8242 20.29 & # 8243 E) ( Figura 1). Las muestras de plantas se secaron de forma natural en bancos de laboratorio a temperatura ambiente (24–25 ºC) durante dos meses. Los materiales vegetales secos se molieron hasta obtener un polvo homogéneo usando un mezclador RECOCHET (Réf. CSL04).

Fig. 1. Mapa de ubicación de Blida (estación de estudio) Fig. 1. Mapa de localización de Blida (estación de estudio)

Preparación de extractos totales de plantas

Para preparar los extractos totales de las dos especies de plantas, se agitaron por separado 10 g de cada polvo durante 48 h en un volumen (V) de 100 ml de: Metanol puro, Agua-Metanol (Volumen1 / Volumen2) y Metanol-Cloroformo (2V1 / V2) a temperatura ambiente (25 ºC). Los extractos se filtraron usando papel de filtro Whatman (No. 1). Cada filtrado se concentró a presión reducida a 40ºC utilizando un rotavapor (Buchi R-215). Cada extracto se resuspendió en metanol para preparar una solución madre. Los extractos se mantuvieron a 4 ºC hasta nuevas pruebas. Finalmente, se prepararon seis extractos: Taxus Metanol puro (TMP), Taxus Metanol Cloroformo (TMC), Taxus Metanol-Agua (TME), Populus Metanol puro (PMP), Populus Metanol Cloroformo (PMC) y Populus Metanol-Agua (PME). ).

Tasa de rendimiento de extracción en porcentajes

El rendimiento de la extracción de cada fracción (R) se define como una relación entre la cantidad de extracto (E) y la cantidad de material vegetal (MS):
R = E / MS x 100 (Abbott, 1925)

Efecto insecticida de extractos de plantas

El efecto insecticida de los extractos contra las larvas de primer estadio de T. pityocampa se evaluó mediante la toxicidad por contacto. Para ello, utilizamos un ensayo de papel impregnado, siguiendo el método descrito por Stefanazzi et al. (2011) con algunas modificaciones. Con base en los resultados preliminares, se formuló un rango de dosis: 0,2% (2 mg / ml), 0,4% (4 mg / ml) y 0,8% (8 mg / ml) y se aplicaron al papel de filtro Whatman (No. 1) ( 9 cm de diámetro). El disolvente extraído se secó al aire durante 10 min. Luego se colocó cada papel de filtro dentro de una placa Petri de vidrio con 20 larvas de este insecto y cantidades de 15 g de agujas frescas de Pinus pinea. Las placas se mantuvieron en óptimas condiciones de laboratorio (27 ± 2 ºC, 70 ± 5% de humedad relativa y en oscuridad). Después de la exposición, se determinaron las larvas de mortalidad a las 24 h, 48 hy 72 h. Se utilizaron como controles placas de Petri con agua estéril (T0). Se utilizaron tres réplicas para cada combinación de dosis y tiempo de exposición, y la actividad larvicida de los extractos de plantas se expresó como el porcentaje de mortalidad media de las larvas. Los valores de la dosis letal (LD50) se calcularon mediante análisis probit utilizando la tabla de Finney.

El análisis estadístico se realizó utilizando el software SAS 9. Las diferencias entre los tratamientos se detectaron mediante análisis de varianza (ANOVA). PAG-Los valores & lt 0-05 se consideraron significativos. Las comparaciones múltiples (dos-dos) de los promedios entre los diferentes extractos de plantas se realizaron utilizando la prueba de Tukey de diferencias mínimas significativas (LSD).

Resultados y discusión

Tasa (%) de extracción de rendimiento

La Tabla 1 muestra los rendimientos de los extractos crudos obtenidos de partes aéreas de dos plantas locales, Taxus baccata y Populus nigra, utilizando diferentes disolventes (Metanol, Metanol-Cloroformo y Metanol-Agua). El rendimiento de extracción estuvo en el rango de 20% -77%, obteniéndose el rendimiento más alto para Populus nigra cuando los disolventes Metanol y Metanol-Cloroformo dieron los mejores resultados de extracción (61% y 77% respectivamente).

Tabla 1. Rendimientos de extractos de solventes de Taxus baccata y Populus nigra. Tabla 1. Rendimiento de los extractos solventes obtenidos a partir de Taxus baccata y Populus nigra.

Análisis descriptivo del promedio de mortalidad

Cuarenta y ocho horas después de la aplicación de los compuestos probados a diferentes concentraciones contra las larvas de 1er estadio de T. pityocampa (fig.2, tabla 2), encontramos que los extractos PME y PMC fueron altamente tóxicos, provocando promedios de mortalidad, respectivamente, del 50% y 35% para la dosis 1 (D1) (2 mg / ml), 88,35% y 40 % para la dosis 2 (D2) (4 mg / ml) y 100% y 95% para la dosis 3 (D3) (8 mg / ml). Por el contrario, los extractos PME, TMP, TMC y TME tuvieron una baja toxicidad contra las larvas del primer estadio de T. pityocampa. Con base en estos resultados, D3 mostró una eficiencia importante a las 48 h de acuerdo con D1 y D2 y con un promedio de mortalidad de 100% y 95%, respectivamente, para el extracto de PMP y el extracto de PMC. La dosis D3 provocó el 50% de la mortalidad de los extractos, PME, TMC, TMP y TME. Además, D1 y D2 no alcanzaron el 50% de mortalidad hasta las 48 h de tiempo de exposición. El extracto de PMP alcanzó el 70% y el 88,35% respectivamente para D1 y D2. En el mismo contexto, Kesdek et al. (2014) evaluaron la actividad larvicida de algunos extractos de plantas contra las segundas larvas de la polilla procesionaria, T. pityocampa in Turquía. Encontraron un promedio de mortalidad mínima del 20% después de 24 h de exposición a los extractos de Onitas de origanum y Satureja hortensi, contrario al tipo máximo del 73,33% para los extractos de Tanacetum argyrophyllum y Nepeta meyeri.

Fig. 2. Evaluación de larvas de 1er estadio de Thaumetopoea pityocampa después del tratamiento con los extractos TMP, TMC, TME, PMP, PME, PMC: T0, testigo de nuestra experimentación (con agua esterilizada) D, dosis de extracto. Fig. 2. Evaluación de larvas en estadio 1 de Thaumetopoea pityocampa tras el tratamiento con extractos de TMP, TMC, TME, PMP, PME, PMC: T0, testigo de nuestro experimento (con agua estéril) D, dosis de extracto.

Cuadro 2. Análisis descriptivo de los promedios de mortalidad (48 h): TMP, Taxus Metanol Pure TMC, Taxus Metanol Cloroformo TME, Taxus Metanol-Agua PMP, Populus Metanol Pure PMC, Populus Metanol Cloroformo PME, Populus Metanol-Agua. Tabla 2. Análisis descriptivo de los medios de mortalidad (48 h): TMP, metanol de tejo puro TMC, cloroformo – metanol de tejo TME, metanol de téjo – agua PMP, metanol de chopo puro PMC, cloroformo – metanol de chopo PME, metanol de chopo – agua.

Variación de la tasa de mortalidad

La Tabla 3 resume la tasa de mortalidad acumulada diaria de L1 después del tiempo de exposición de las larvas de 1er estadio (L1) de T. pityocampa en diferentes concentraciones de los extractos de plantas de Taxus baccata y Populus nigra. El procedimiento ANOVA muestra una diferencia altamente significativa entre las variables, días (DF = 2, F = 350, P & lt 0.0001), extractos (DF = 4, F = 33.10, P & lt 0.0001) y dosis (DF = 2, F = 67,17, P & lt 0,0001) que están de acuerdo con la tasa de mortalidad.

Tabla 3. Análisis de varianza de Thaumetopoea pityocampa mortalidad. El valor F es la razón que se obtiene al dividir el cuadrado medio del modelo por la media. El tipo III SS es la suma de cuadrados para una prueba equilibrada de cada efecto, ajustado para todos los demás efectos. (DF son los grados de libertad). Tabla 3. Análisis de varianza de la mortalidad de Thaumetopoea pityocampa. El valor F es la relación existente tras dividir la media cuadrática del modelo por la media.El tipo III SS es la suma de los cuadrados para una prueba de equilibrio de cada efecto, ajustada para cada uno de los otros efectos. (DF hijo los grados de libertad.)

Comparación de los promedios

Las comparaciones múltiples (dos-dos) de los promedios entre los diferentes extractos de plantas utilizando la prueba de diferencias mínimas significativas (LSD) no muestran diferencias significativas entre los extractos TMC y TMP, TMP y PME, TME y PME. Por el contrario, encontramos una diferencia significativa de 0,05 entre las comparaciones restantes.

La agrupación de extractos homogéneos reveló cinco grupos, que van desde los altamente efectivos a los menos efectivos dependiendo de la mortalidad promedio de las larvas L1 de T. pityocampa (tabla 4). El extracto de PMP se encontró en el grupo A. Este extracto tiene mayor toxicidad que todos los demás extractos. El grupo B representó el extracto PMC. Los grupos C y D representaron respectivamente los extractos PME y TME. Finalmente, un grupo intermedio, CD, estaba formado por extractos de TMC y TMP. Estos resultados confirman el estudio de Yang et al. (2003) sobre la importancia de los chopos contra los insectos defoliadores. Sus bioensayos del clon 741 de álamo transgénico en las larvas de Lymantria dispar, Clostera anachoreta (Fabricius) se llevaron a cabo anualmente. Sus resultados mostraron que tres subclones transgénicos probados tenían una alta resistencia contra estos insectos. La actividad insecticida en el primer estadio larvario fue evidente y disminuyó gradualmente con el desarrollo de las larvas (estadio larvario). El crecimiento y el desarrollo de las larvas supervivientes se vieron seriamente inhibidos y retrasados ​​y, en algunos casos, ni siquiera pudieron completar su desarrollo.

Tabla 4. Comparaciones múltiples (dos-dos) de extractos de plantas mediante la prueba de Tukey (LSD): Nb, número de observaciones TMP, Taxus Methanol Pure TMC, Taxus Metanol Cloroformo TME, Taxus Metanol-Agua PMP, Populus Mettanol Pure PMC, Populus Metanol Cloroformo PME, Populus Metanol – Agua. Tabla 4. Comparaciones múltiples (dos-dos) de los extractos vegetales mediante la prueba de Tukey (LSD): Nb, número de observación TMP, metanol de tejo puro TMC, cloroformo – metanol de tejo TME, metanol de tejo – agua PMP, metanol de chopo puro PMC, cloroformo – metanol de chopo PME, metanol de chopo – agua.

LD50 de las diversas sustancias probadas contra la larva de 1er estadio L1 de Thaumetopoea pityocampa

La tabla 5 y la figura 3 resumen las cantidades letales con el 50% (LD50) de los extractos de Taxus baccata y Populus nigra.

Tabla 5. Valores LD50 de los diferentes extractos de Taxus baccata y Populus nigra contra larvas de 1er estadio (L1) de Thaumetopoea pityocampa: LD50, la dosis letal provoca la muerte del 50% de un grupo de insectos de prueba R2, Coeficiente de determinación TMP, Taxus Methanol Pure TMC, Taxus Metanol Cloroformo TME, Taxus Metanol-Agua PMP, Populus Methanol Pure PMC, Populus Metanol Cloroformo PME, Populus Metanol – Agua. Tabla 5. Valores LD50 de los diferentes extractos de Taxus baccata y Populus nigra para larvas en estado 1 (L1) de Thaumetopoea pityocampa: LD50, la dosis letal causa la muerte del 50% de un grupo de insectos sometido a ensayo R2, coeficiente de determinación TMP, metanol de tejo puro TMC, cloroformo – metanol de tejo TME, metanol de tejo – agua PMP, metanol de chopo puro PMC, cloroformo – metanol de chopo PME, metanol de chopo – agua.

Fig. 3. Regresión a la derecha de la relación log dosis-análisis probit. Fig. 3. Regresión adecuada de la relación dosis logarítmica – probit.

Resultados de LD50 para las larvas de 1er estadio (L1) de T. pityocampa mostró que dos de los extractos de plantas probados eran interesantes en términos de toxicidad: el extracto de PMP y el extracto de PMC. Presentaron la concentración más débil de LD50 al 0,18% (1,8 mg / ml) y 0,37% (3,7 mg / ml) respectivamente. Por otro lado, los extractos PME, TMP, TMC y TME fueron menos tóxicos, con valores respectivamente de 0,75% (7,5 mg / ml), 0,8% (8 mg / ml), 0,93% (9,3 mg / ml) y 0,88% (8,8 mg / ml). Kesdek y col. (2014) encontraron una tasa de mortalidad entre 3.33% y 86.6% para Origanum rotundifolium extractos y Nepeta meyeri extractos contra las larvas de segundo, tercer y cuarto estadio de T. pityocampa. Además, Ouakid et al. (2005) estudiaron los efectos de algunos extractos de plantas que asocian el corcho de roble contra Lymantria dispar los resultados mostraron que los extractos de Quercus suber y Quercus faginea fueron más efectivos en las viejas larvas de Lymantria dispar. Charrière-Ladreix (1973) estudió la secreción de flavonoides de Populus nigra L. brotes. El mismo autor en 1976 mostró la distribución intracelular de la secreción flavónica de Populus nigra L. Salle y Andary (1990) presentaron la importancia de los polifenoles en los mecanismos de resistencia de cuatro cultivares de álamo en respuesta a Álbum Viscum L. ataque. Además, la actividad anti-xantina oxidasa y anti-radicales de Populus nigra Los extractos de yemas fueron evaluados por Adrar (2009). Además, los estudios de Daniewski et al. (1998) destacan la importancia insecticida y la alta actividad antinutricional de los extractos de Taxus baccata contra las plagas Tribolium confusum, Granario de Trogoderma y Sitophilus granarius. Elsohly y col. (1997) reportaron el contenido de taxanos de los tallos de las agujas de Taxus baccata de viveros en los Estados Unidos.

Conclusión

Los hallazgos de nuestro estudio indican que extractos de Taxus baccata y Populus nigra tuvo un efecto larvicida en T. pityocampa. Los extractos Populus Methanol Pure y Populus Methanol Cloroformo muestran actividades insecticidas prometedoras. Por lo tanto, estos extractos de plantas pueden considerarse alternativas potenciales para el control contra el estadio larvario de T. pityocampa. Se deben realizar más investigaciones para aislar los biocompuestos involucrados en esta actividad y determinar su modo de acción con el fin de facilitar el desarrollo de formulaciones de nuevos bioplaguicidas en el control de T. pityocampa. Es necesario planificar y realizar pruebas en condiciones de bosque natural para evaluar la efectividad real de estos extractos contra T. pityocampa.

Agradecimientos

Este estudio fue financiado por el Ministerio de Educación Superior e Investigación Científica, la Escuela Superior Nacional de Agronomía, Ecole Normale Superieure Kouba y el programa de doctorado de Argelia. Agradecemos al jefe y al personal de laboratorio del Departamento de Zoología, ENSA Argel y al laboratorio de ecobiología-ENS-Kouba Argelia por proporcionar instalaciones de laboratorio.


Expresiones de gratitud

Estamos muy agradecidos con Francis Goussard y Jacques García por el estudio de campo intensivo para mapear la expansión del rango de especies y también por informar observaciones específicas sobre el patrón de propagación. Agradecemos enormemente el apoyo a este trabajo del proyecto URTICLIM ”Anticipation des effets du changement climatique sur l’impact écologique et sanitaire d'insectes forestiers urticants”(2008-2011) de la“ Agence Nationale de la Recherche ”francesa (ANR 07BDIV 013), proyecto FAST“Analyse des évolutions régionalisées de la forêt métropolitaine face aux aléas climatiques et biotiques, avec des scénarios de gestion forestière d’atténuation et d’adaptation”(2010-2012) del Ministerio de Ecología y Desarrollo Sostenible de Francia, red PCLIM“Red internacional de investigación sobre la respuesta adaptativa de las procesionarias y sus organismos asociados al cambio global”(2011-2015) financiado por el metaprograma ACCAF (Adaptación de la agricultura y la silvicultura al cambio climático) del INRA (Instituto Nacional Francés de Investigación Agrícola), el proyecto de la UE ISEFOR (KBBE-2009-245268, FP7 Project,“Aumento de la sostenibilidad de los bosques europeos”) (2010-2013) y el proyecto ADRIEN“Arbres dispersés et rôle dans les invasions d'espèces nuisibles”(2012-2014) financiado por el Consejo Regional del Centro.


Ácaros, orugas y polillas

Dado que las lesiones cutáneas son inespecíficas, es fundamental llevar un historial medioambiental minucioso (mascotas, ocupación, aficiones) y eventualmente consultar a un veterinario.

El tratamiento causal del animal afectado es primordial.

En su publicación de 2014, Chen y Plewig propusieron clasificar la demodicosis en una forma primaria y secundaria.

(1) Los pacientes no tienen antecedentes de una enfermedad inflamatoria cutánea preexistente (2) hay una mayor densidad de Demodex ácaros (& gt 5 ácaros / cm²) en el área afectada y (3) las lesiones cutáneas se curan con tratamiento acaricida solo.

Los tratamientos combinados son más eficaces que las monoterapias. Las recaídas son un problema importante.

Pápulas y papulovesículas agrupadas, severamente pruriginosas, especialmente en áreas de piel fina.

Las lesiones ocurren en áreas que actúan como barreras a la migración de las larvas (p. Ej., Ropa ajustada).

Las personas afectadas incluyen aquellas expuestas a cereales, paja o productos vegetales secos.

Dado que Pyemotes los ácaros apenas son visibles a simple vista, el diagnóstico se basa en detectar la fuente de infección, incluidos los insectos hospedadores.

En muchos países del sudeste asiático, la fiebre de Tsutsugamushi es la segunda enfermedad febril más común después de la malaria.

Un miembro de la Rickettsia familia, el agente causal es transmitido exclusivamente por ácaros.

En todo el mundo, los estudios han demostrado que las tasas de sensibilización varían entre el 20% y el 80%.

Se cree que el hecho de que estos alérgenos tengan efectos irritantes y también activen el sistema inmunológico innato contribuye a aumentar su potencia alergénica.

Los síntomas clínicos de la hipersensibilidad a los ácaros de almacenamiento son los mismos que los de los HDM.

Por lo general, existe poca reactividad cruzada entre los ácaros del almacenamiento y los HDM, así como entre los diversos tipos de ácaros del almacenamiento.

Hossler ha propuesto que se utilice "erucismo" para cualquier reacción secundaria al contacto con orugas y "lepidopterismo" para cualquier reacción que resulte de la exposición a mariposas / polillas.

Los síntomas de la enfermedad generalmente son causados ​​por setas.

Las sustancias tóxicas irritantes pueden producir reacciones cutáneas como prurito, edema y eritema, pápulas y habones y, en algunos casos, incluso erupciones eccematosas generalizadas.

Las orugas también pueden desencadenar reacciones de hipersensibilidad de tipo inmediato.

También hay reacciones inducidas por toxinas relacionadas con enzimas con actividad fibrinolítica, proteolítica, hemolítica o procoaguladora.

También se han informado reacciones graves como osteoartritis y diátesis hemorrágica.

Los síntomas con frecuencia no permiten sacar ninguna conclusión sobre el mecanismo patológico individual involucrado. Cualquier intento de este tipo se complica aún más por el hecho de que más de un tipo de reacción puede contribuir a la presentación clínica.

Las manifestaciones clínicas se pueden clasificar en reacciones cutáneas, mucosas y sistémicas.

Las reacciones cutáneas generalizadas / generalizadas incluyen pápulas, papulovesículas o dermatitis diseminadas, así como urticaria y angioedema.

Las reacciones de las mucosas pueden afectar tanto a las conjuntivas como a las mucosas oral y bronquial.

Las reacciones sistémicas incluyen náuseas, vértigo o vómitos.

Independientemente de la patogenia, una característica temprana común de todas las lesiones cutáneas causadas por las orugas de la procesionaria del roble es el prurito severo.

La exposición aérea a las setas puede provocar tos, disnea, edema palpebral y síntomas conjuntivales.

Después del contacto con las orugas, todas las pelusas visibles deben eliminarse con cuidado.

Lonomia (L.) obliqua y L. achelous inyectar toxinas a través de sus setas.

A pesar de las diferencias fisiopatológicas, el contacto con ambas especies produce síntomas clínicos similares con hemorragia cutánea, mucosa, visceral o intracraneal (a veces mortal).

Varias especies de polillas del género. Calyptra pican a los mamíferos más grandes y se alimentan de su sangre.

Hay varias polillas de otros géneros que se alimentan de las lágrimas ricas en proteínas de otros animales.

Especialmente los trabajadores de la industria de la seda pueden desarrollar hipersensibilidad de tipo inmediato a la seda, incluyendo asma alérgica, rinitis alérgica o conjuntivitis alérgica.

La ingestión de pupas de gusanos de seda (como se practica con bastante frecuencia en Asia) puede provocar reacciones alérgicas a los alimentos.

Inicio de sesión institucional
Inicie sesión en la biblioteca en línea de Wiley

Si ya ha obtenido acceso con su cuenta personal, inicie sesión.

Comprar acceso instantáneo
  • Consulte el PDF del artículo y los suplementos y cifras asociados durante un período de 48 horas.
  • El artículo puede no ser impreso.
  • El artículo puede no ser descargado.
  • El artículo puede no ser redistribuido.
  • Visualización ilimitada del PDF del artículo y de los suplementos y figuras asociados.
  • El artículo puede no ser impreso.
  • El artículo puede no ser descargado.
  • El artículo puede no ser redistribuido.
  • Visualización ilimitada del PDF del artículo / capítulo y de los suplementos y figuras asociados.
  • El artículo / capítulo se puede imprimir.
  • El artículo / capítulo se puede descargar.
  • Artículo / capítulo puede no ser redistribuido.

Resumen

Además de afecciones como la sarna y la hipersensibilidad a los ácaros del polvo doméstico, otras enfermedades causadas por ácaros y orugas tienden a ser menos comunes en la práctica diaria. Sin embargo, existe un amplio espectro de trastornos de relevancia médica asociados con estos artrópodos. Los ácaros pueden actuar como parásitos que infectan o colonizan la piel (p. Ej., Sarna, pseudoescabia, demodicosis) o pueden perforar la piel del huésped y alimentarse del líquido tisular y la sangre (trombiculosis). En este último caso, también juegan un papel como vectores que transmiten Orientia tsutsugamushi, el patógeno que causa la fiebre de Tsutsugamushi. Además de los ácaros del polvo doméstico, los ácaros del almacenamiento también se caracterizan por su potencial alergénico.

Los términos erucismo y lepidopterismo se utilizan para las diversas enfermedades causadas por orugas y polillas. Ambos términos no se utilizan de forma coherente. Con respecto a la patogénesis, se han descrito varios mecanismos, incluida la hipersensibilidad de tipo I y tipo IV, así como reacciones irritantes e inducidas por toxinas. En Alemania, las reacciones cutáneas tras la exposición a los pelos de las orugas procesionarias del roble son particularmente comunes. Se han informado manifestaciones extracutáneas que incluyen náuseas, vómitos, hemorragia, artropatía o incluso reacciones potencialmente mortales en asociación con ciertas especies exóticas. Algunas especies actúan como parásitos al alimentarse de sangre o lágrimas.

Como la seda natural puede causar reacciones de hipersensibilidad de tipo inmediato y retardado, los trabajadores de la industria de la seda pueden desarrollar asma alérgica, rinitis o conjuntivitis. El consumo de pupas de gusanos de seda está asociado con el riesgo de alergia alimentaria.


Reacciones de la piel a la procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa Schiff

Oruga de pino, Thaumetopoea pityocampa Schiff, es un lepidóptero fito y xilófago, responsable del retraso en el crecimiento o la muerte de varios tipos de pinos. Además de los daños causados ​​por la naturaleza, la oruga del pino provoca reacciones dermatológicas en los seres humanos por contacto con los irritantes pelos de las larvas. Aunque la dermatitis se presenta entre los profesionales de actividades al aire libre, es principalmente extraprofesional. La contaminación generalmente ocurre en los pinares, rara vez en las ciudades. Los medios de contaminación comprenden el contacto directo con el nido o la oruga procesional y el contacto indirecto con los pelos dispersos por el aire. La dermatitis se observa generalmente a fines de la primavera y, en particular, de abril a junio, entre campistas y turistas. La erupción comienza de 1 a 12 horas después del contacto con los pelos y se presenta con un prurito intenso y continuo. Morfológicamente tiene forma de estrofulo y consta de lesiones pápulas, excoriadas y rosáceas sobre una base edematosa. El diagnóstico suele ser sencillo. El mecanismo patogénico de la afección es de naturaleza mecánica, farmacológica y alérgica. Además de la piel, T. pityocampa Schiff puede afectar los ojos y rara vez las vías respiratorias. A pesar de los considerables daños a los seres humanos y la naturaleza, la infestación de orugas del pino es un problema subestimado, la literatura médica enumera pocos estudios y, a menudo, la información relevante se remite a los medios de comunicación locales y a la sabiduría popular.

1. Introducción

Entre los países mediterráneos, en las regiones costeras, cada año los pinos son asaltados por un insecto aparentemente inofensivo: la oruga del pino. Thaumetopoea pityocampa Schiff. De hecho, esta oruga es estrictamente fito y xilófaga, por lo que sobrevive comiendo estructuras de pino, destruyendo sus ramas y retrasando su crecimiento. Los pinos viejos están especialmente infestados por una gran cantidad de parásitos y pueden morir como consecuencia de la invasión. Los efectos perturbadores de la oruga del pino se extienden al hombre y a los animales de compañía, dando lugar a diversas afecciones patológicas. Los pelos de la oruga del pino son conocidos desde la antigüedad por reacciones adversas, que no se limitan a la piel sino que también involucran los sistemas oftálmico y respiratorio.

Las primeras descripciones clínicas y patogénicas de la oruga del pino fueron dadas por entomólogos [1-3]. Muchos autores franceses siguieron que el problema estaba generalizado en ciertas áreas del oeste y sur de Francia [4, 5]. En Italia, la región de Apulia está particularmente agobiada por este tipo de asuntos ambientales y médicos, que a veces los medios de comunicación denominan una verdadera “pesadilla” [6-10]. A día de hoy, la procesionaria del pino se está expandiendo hacia el norte como efecto directo del calentamiento global, lo que permite una mejor supervivencia de sus larvas, en áreas en las que de otro modo no podría desarrollarse [11]. A pesar de la entidad del problema, la literatura internacional reporta solo 2 estudios sobre la prevalencia de reacciones cutáneas procesionarias del pino: uno en niños [12] y otro en la población adulta general [13], mientras que la serie de casos más grande disponible abarca 30 pacientes diagnosticados con urticaria inmunológica ocupacional de la oruga del pino [14].

En el presente artículo, además de los datos clínicos, informamos las principales características de la biología y la distribución geográfica de la oruga del pino, Thaumetopoea pityocampa Schiff.

2. Erucismo y lepidopterismo

Usados ​​a menudo como sinónimos, los 2 términos no son intercambiables. El primero, erucismo (del latín eruca: oruga), es peculiar de la patología cutánea de las orugas. Lepidopterismo (del griego lepís: escala y ptèron: ala) se refiere en cambio a la patología de las mariposas. La oruga del pino no es la única especie de urticaria.La Tabla 1 informa las familias de lepidópteros más comunes, cada una de las cuales agrupa varias especies de orugas urticariales [15, 16]. A la familia Thaumetopoeidae pertenecen 3 especies de urticaria: (1) T. pityocampa Schiff, oruga de pino, (2) T. processionea L., oruga de roble, (3) T. pinivora Tr., Oruga de pino de Europa del Norte.

Si bien el ciclo biológico de la oruga del roble difiere del de las especies de pino (la vida de las larvas es considerablemente más corta en la primera), los síntomas clínicos inducidos son indistinguibles. Entre los lepidópteros, género Hylesia las polillas (de la familia Saturniidae) también están provistas de pelos de urticaria, que son responsables de la “papillonita Guyane” [17], también denominada “picazón de Caripito” (de una forma epidémica que estalló en los muelles de Caripito en Venezuela) [18] .

2.1. Thaumetopoea pityocampa Schiff

T. pityocampa Schiff, u oruga del pino, es un insecto "fenomenal". El término proviene del griego cámpa (oruga), pítys (pino), poieo (lo hace), tháuma (maravillas). La tabla 2 muestra su clasificación. El ciclo biológico comprende 2 fases: una aérea y otra terrestre [4]. El primero comienza con la formación de polillas e incluye la evolución de huevos a larvas. Las polillas hembras, una vez fecundadas, ponen huevos (70–300) sólo una vez en las extremidades de las ramas de los pinos. Las larvas nacen de los huevos en un período de tiempo de 5 a 6 semanas. Mostrando un comportamiento gregario durante la fase larvaria, las orugas permanecen juntas y unidas a las agujas de pino. Mientras devoran a estos últimos, tejen una red creando nidos de "carpa", generalmente colocados en las copas de los árboles. Las orugas se mueven entre las ramas y también entre los árboles para alimentarse. Estos movimientos ocurren en forma de procesión (columnas de la nariz a la cola), generalmente de noche (Figura 1).


Durante la fase aérea, la procesionaria del pino evoluciona a través de 5 estadios instar (L1, L2, L3, L4, L5). Las condiciones climáticas, en particular el clima cálido, son esenciales para el desarrollo de las larvas. La oruga del pino no tolera temperaturas superiores a 25 ° C o inferiores a 5 ° C, siendo el intervalo óptimo de 20 a 25 ° C. La fase larvaria aérea finaliza entre marzo y junio. En este momento las orugas buscan un suelo factible para infiltrarse, en una zona cálida y bien iluminada, iniciando la fase de suelo. Se produce así la transformación en crisálida. El siguiente turno de crisálida a polilla toma un mes. El adulto conserva el mismo nombre (T. pityocampa), y es una polilla nocturna, que generalmente vuela alrededor de fuentes de luz.

El ciclo de la procesionaria del pino es, por tanto, anual. Según las condiciones climáticas, puede extenderse entre años (2 a 5). Incluso las 2 fases biológicas anteriores pueden variar en duración. Por estas mismas razones, la patología humana de la oruga del pino se puede observar durante todo el año.

Con fines de protección, las larvas procesionarias han desarrollado un aparato de urticaria. En las etapas de cuarto y quinto estadio, su tegumento comprende dos tipos diferentes de pelos: pelos verdaderos no removibles y setas de urticaria removibles, dispuestos dorsal y medialmente en los primeros 8 segmentos de larvas abdominales, ahorrando así los dos últimos caudales. Las setas, desplazadas en aparatos de morfología "espejo", se disponen en los segmentos de 4 escamas larvales articulares con una densidad de 60.000 / mm 2 circa, o más bien 120.000 por cada "espejo" y 1 millón por cada oruga [13 ]. Además, varían en longitud de 100 a 250 μmy presentan picos puntiagudos hacia el extremo distal y una extremidad proximal normalmente infijada en almohadillas cuticulares.

Los pelos de urticaria penetran a través de la piel humana por medio de la extremidad proximal. Por lo general, estos pelos no muestran agujeros superficiales, pero son huecos en la mayor parte de su eje. Tienen acción defensiva y son expulsados ​​en grandes cantidades cuando la oruga se ve amenazada de alguna manera, a través de la contracción de los músculos intersegmentales. Dadas las dimensiones, esos pelos son invisibles, miles se proyectan en el aire como un polvo fino.

2.2. Efectos patogénicos de la oruga del pino

La procesionaria del pino es común en toda la costa mediterránea y en Francia, Italia, Israel y Líbano en particular. Afecta a todas las especies de pinos y Cedrus, con una marcada preferencia por los pinos negros. La Tabla 3 enumera los pinos infestados con mayor frecuencia. Es de consideración valiosa que las plagas de procesionarias del pino en los bosques pueden tener consecuencias desastrosas, tanto en términos medioambientales como económicos. En la antigüedad, algunos autores latinos ya habían informado del fenómeno. Roma aprobó una ley específica contra los brebajes que contienen procesionaria de pino, entre otros ingredientes, administrados para romper hechizos mágicos [4].

Los efectos patógenos de la procesionaria del pino no se limitan a la piel sino que se extienden a los ojos y, más raramente, al sistema respiratorio. El mecanismo patogénico dual es el siguiente: (1) el contacto directo con nidos u orugas es la causa de la dermatitis procesionaria (2) el contacto aeromediado con pelos urticariformes dispersos en el aire es la causa de las afecciones cutáneas, oculares y respiratorias .

La contaminación es común en los pinares (70% de los casos), menos frecuente fuera de los bosques (26,8%) y excepcional en el medio urbano [6, 7].

Los formularios de contacto aeromediados son los más comúnmente observados. La mayor parte tiene lugar de marzo a junio, con un pico en abril y mayo, obviamente, esto puede diferir en relación con el clima y las variaciones del ciclo biológico de la oruga.

3. Dermatitis procesionaria

La dermatitis procesionaria se observa en entornos ocupacionales (leñadores, leñadores, otro personal forestal, jardineros residenciales, viveristas, ganaderos, recolectores de resinas y entomólogos) y aún más en situaciones extra ocupacionales, como turistas y campistas. Pueden verse afectados individuos de todas las edades, especialmente los niños que tienden a jugar con estas larvas [19-21].

La contaminación aeromediada se ve favorecida por el viento, la sudoración también facilita la aparición de dermatitis. La severidad y distribución de la erupción dependen de la modalidad e intensidad de la exposición. La cara, el cuello, los antebrazos, los espacios interdigitales y el dorso de las manos son las zonas corporales más afectadas. Según la modalidad de contacto, las lesiones pueden ser confinadas (contacto directo) o más bien múltiples y extendidas (contacto aeromediado), dado que los pelos irritantes pueden atravesar la ropa. El inicio de la erupción data de 1 a 12 horas después del contacto o, raramente, días después.

El prurito es intenso y continuo, con un empeoramiento intermitente. Clínicamente, la erupción se manifiesta con máculas y pápulas redondas, de color rosa a rojo brillante, de 3-8 mm de diámetro, superpuestas sobre una base urticariana (Figura 2). Las pápulas pueden estar coronadas por vesículas [7]. Las lesiones purpúricas y por rascado son hallazgos frecuentes. A menudo, las características clínicas imitan a las del estrofulo (Figura 3), a veces con lesiones ampollosas. En los párpados la erupción puede hacerse evidente con un edema más o menos notorio. Se observan lesiones papulourticariales lineales y figuradas en niños que dejan que las orugas se muevan sobre la piel. Aunque en raras ocasiones, las manifestaciones cutáneas pueden ser paralelas a los síntomas sistémicos, como malestar general, fiebre y síndrome de anafilaxia [16, 22]. Se ha demostrado que la incidencia de este último es tan alta como el 40% en una serie de casos específicos [14]. Las lesiones cutáneas evolucionan en 3-4 días y dejan una mácula pardusca que luego se resuelve en 1-2 semanas. Un caso atípico ha sido reportado en la literatura italiana y citado en el ámbito internacional: un agricultor que había desarrollado una dermatitis ulcerosa del pene después de haber manipulado nidos de procesionaria de pino (Cnethocampa pinivora) y luego se había masturbado [23, 24].



3.1. Mecanismos patogenéticos

El mecanismo es dual, mecánico (infijación de la piel por los pelos) y farmacológico [13, 16, 20, 21, 24]. Esto último se demostró en 1907 cuando Tyzzer, al exponer los eritrocitos a los pelos de las larvas, notó la formación de esferocitos, lo que indica la presencia de sustancias tóxicas en los pelos [25]. La patogenia de la dermatitis procesionaria de la Euproctis chrysorrhoea La polilla Linn ha sido estudiada por De Jong y Bleumink [26, 27]. Es probable que los mismos mecanismos sean válidos para otras especies de procesionarias, aunque la composición del veneno del cabello en las diversas familias de lepidópteros aún no se ha reconocido por completo. Los componentes compartidos del veneno incluyen histamina, liberadores de histamina, serotonina y proteasas [28, 29]. En 1986, Lamy y Coll aislaron una proteína, la taumetopoeína, de los pelos de procesionaria del pino [30]. Esta proteína actúa directamente sobre los mastocitos, induciendo la desgranulación, validando un efecto urticario inespecífico de dichas orugas.

Sin embargo, además del mecanismo histaminérgico directo, las reacciones a T. pityocampa Se sospecha desde hace mucho tiempo que se asocia con hipersensibilidad mediada por IgE [31]. De hecho, estudios publicados recientemente han demostrado a través de in vitro y en vivo prueba que un mecanismo mediado por IgE está involucrado en la mayoría de los casos por T. pityocampa en adultos [19, 32] y que la potencia alergénica aumenta drásticamente durante el desarrollo de las larvas, alcanzando su punto máximo en la etapa L5 instar [33]. En particular, un estudio de 2012 mostró que las setas contienen una mezcla compleja de al menos 70 proteínas, incluidos 7 alérgenos que se administran a la piel mediante la penetración de las setas [34]. Este último comprende pequeñas cantidades de proteínas encerradas en una envoltura basada en quitina. Se ha demostrado que la exposición a quitina induce la expresión de interleucina (IL) -4 e IL-13 y, por tanto, de eosinófilos y basófilos. Por tanto, se ha propuesto que la exposición a la quitina podría ser el desencadenante principal del desarrollo de la alergia [35]. Además, los datos muestran que T. pinivora setas son capaces de penetrar la capa externa de la piel y permanecer en ella hasta por 3 semanas, liberando potencialmente alérgenos que podrían desencadenar y / o potenciar una reacción alérgica inmunitaria en el huésped [36].

3.2. Diagnóstico

El diagnóstico de la dermatitis por procesionaria del pino, tanto en forma de contacto directo como aeromediada, es generalmente sencillo. El historial de residencia, paso por o cerca de bosques de pinos es de primordial importancia, como lo es el historial de contacto directo con orugas, la presencia de lesiones de tipo estrófulo, la disposición de estas últimas y la aparición de dermatitis en amigos y familiares del paciente. . La extracción de lesiones con cinta adhesiva y el examen microscópico posterior pueden demostrar la presencia de pelos de oruga [37].

Los estudios histopatológicos sobre lesiones espontáneas de pelos procesionarios son escasos [38]. La rotura focal del estrato córneo, junto con la lisis de las células de la epidermis y las vesículas intraepidérmicas consecuentes, se ha descrito en lesiones inducidas experimentalmente. Los fragmentos de cabello suelen ser visibles. La piel perilesional parece espongiótica, mientras que en la dermis son evidentes edema y un infiltrado perivascular de linfocitos, neutrófilos y eosinófilos. En una etapa posterior, las mismas características se vuelven más perceptibles, con intensa espongiosis y formación de ampollas intraepidérmicas en la dermis, el infiltrado se extiende a la hipodermis y adquiere una composición linfohistiocítica [24, 38].

3.3. Pruebas cutáneas y de laboratorio

Las pruebas de parche con filtrados de éter, alcohol y solución salina resultan negativas. Por otro lado, las pruebas de punción con filtrado de cabello triturado se vuelven positivas con una reacción de urticaria marcada variable. Estas pruebas apoyan la actividad urticaria histaminérgica de las sustancias, la necesidad de escarificación de la piel para que se produzca la reacción, así como la necesidad de triturar los pelos para liberar las sustancias patógenas.

In vitro La prueba (inmunotransferencia de IgE) se puede realizar en pacientes con una prueba de punción positiva para confirmar la naturaleza alérgica de la reacción cutánea [34].

3.4. Terapia

El tratamiento es principalmente de soporte y muestra escasa eficacia. Los antihistamínicos sistémicos no revelan gran utilidad. No obstante, se aconseja su uso. Los esteroides tópicos pueden acelerar la resolución de las lesiones, mientras que los esteroides sistémicos se utilizan excepcionalmente en casos graves. Los productos tópicos contra la picazón que contienen mentol o fenol pueden ser útiles para aliviar el prurito. Recientemente se ha informado de la utilidad de la crema tópica de dobesilato de potasio al 5% [39].

4. Afectación ocular

En aproximadamente el 10% de los casos, las lesiones cutáneas se asocian con una afectación ocular temprana o tardía, que puede ser difícil de diagnosticar correctamente [5, 13]. Las lesiones oculares tempranas están representadas por una sensación de quemazón inmediata, casi invariablemente unilateral, con hiperemia y edema de conjuntiva y párpados. La historia revela un trauma leve. La reacción inflamatoria se agrava en los días siguientes, con fotofobia, lagrimeo profuso y formación de nódulos conjuntivales amarillentos. Estos nódulos, que por lo general subsumen pelo de oruga, dieron nombre a la afección, conocida como oftalmía nodosa.

Las lesiones oculares tardías son consecuencia de la penetración de los pelos en el interior del globo ocular. En la aparición de la migración de los pelos hacia las estructuras internas, se puede observar afectación de la esclerótica, nódulos del iris, glaucoma, queratitis, uveítis, cataratas y panoftalmitis [5, 12, 13, 19, 32].

5. Afectación respiratoria

La afectación respiratoria es rara y solo se asocia de forma anecdótica con la inhalación de pelos de procesionaria del pino. Las vías respiratorias superiores generalmente se ven afectadas por rinitis, tos, disfagia y disnea como resultado de la irritación directa de la mucosa laríngea. Las crisis de asma, el dolor torácico y el riesgo de asfixia son posibles y rara vez ocurren y requieren tratamiento urgente [5, 12, 13, 19, 32].

6. Conclusiones

La literatura médica enumera un escaso número de observaciones y estudios sobre patología de la procesionaria del pino. Por el contrario, vastas áreas costeras europeas están agobiadas por este asunto, a menudo víctima de daños ambientales y económicos de considerable proporción, sin mencionar la expansión en curso del fenómeno hacia áreas septentrionales previamente no afectadas por el calentamiento global. Frente a esto, la educación en el tema se demanda frecuentemente por medios inconsistentes como la prensa local y la sabiduría popular. Por tanto, es muy recomendable seguir investigando el problema, tanto desde el punto de vista epidemiológico como patogénico.

Referencias

  1. R. A. F. De Reaumur, M & # xe9moire pour servir & # xe0 l & # x2019histoire des insectos, vol. 6, Imprimerie Royale eds, París, Francia, 1736.
  2. J. H. Fabre, Un virus des insectes, Masson, 1898.
  3. J. H. Fabre, Souvenirs entomologiques, & # xe9tudes sur l & # x2019instinct et le moeurs des insectes, Delagrave Eds, París, Francia, 1900 & # x20131922.
  4. J. -M. Bergand, “La chenille processionnaire du pin (Thaumetopoea pityocampa Schiff) et l & # x2019homme, ” Th & # xe9se no. 41, Universit & # xe9 de Bordeaux, 1978. Ver en: Google Scholar
  5. G. Ducombs, J.-J. Lamy, J.-M. Bergand, J. M. Tamisier, C. Gervais y L. Texier, “La chenille processionnaire (Thaumetopoea pityocampa Schiff. L & # xe9pidopt & # xe8res) e l & # x2019homme ”, Annales de Dermatologie et de V & # xe9n & # xe9r & # xe9ologie, vol. 106, págs. 769–778, 1979. Ver en: Google Scholar
  6. G. Leigheb, "Entomodermatosi", en Trattato di Dermatologia, A. Giannetti, Ed., Vol. 2, cap. 40, págs. 1-57, Piccin, 2001. Ver en: Google Scholar
  7. D. Bonamonte, G. Profeta, C. Foti y G. Angelini, “Humans and pine caterpillar (Thaumetopoea pityocampa Schiff) " Annali Italiani di Dermatologia Allergologica Clinica e Sperimentale, vol. 61, no. 3, págs. 91–98, 2007. Ver en: Google Scholar
  8. G. Angelini, "La dermatite da contatto aerotrasmessa", Dermotime, vol. 2, págs. 15-19, 1990. Ver en: Google Scholar
  9. G. Angelini y G. A. Vena, "Airborne contact dermatitis", Clínicas en Dermatología, vol. 10, no. 2, pág. 123, 1992. Ver en: Google Scholar
  10. G. Angelini y G. A. Vena, "Dermatosi aerotrasmesse", en Dermatologia Professionale e Ambientale, vol. 1, págs. 123-131, ISED, 1997. Ver en: Google Scholar
  11. A. Battisti, M. Stastny, S. Netherer et al., "Expansión del rango geográfico en la polilla procesionaria del pino causada por el aumento de las temperaturas invernales", Aplicaciones ecológicas, vol. 15, no. 6, págs. 2084–2096, 2005. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  12. M. L. Vega, J. Vega, J. M. Vega, I. Moneo, E. S & # xe1nchez y A. Miranda, “Reacciones cutáneas a la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) en población pediátrica ” Alergia e inmunología pediátricas, vol. 14, no. 6, págs. 482–486, 2003. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  13. J. M. Vega, I. Moneo, J. C. G. Ortiz et al., “Prevalencia de reacciones cutáneas a la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) en una población adulta " Dermatitis de contacto, vol. 64, no. 4, págs. 220–228, 2011. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  14. J. Vega, J. M. Vega, I. Moneo, A. Armentia, M. L. Caballero y A. Miranda, “Urticaria de contacto inmunológico ocupacional de la oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa): experiencia en 30 casos ” Dermatitis de contacto, vol. 50, no. 2, págs. 60–64, 2004. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  15. J. Mallet, “Información y propuestas preliminares del proyecto Lepidoptera Taxome”, 2007, http://www.ucl.ac.uk/taxome/lepnos.html. Ver en: Google Scholar
  16. D. A. Burns, "Enfermedades causadas por artrópodos y otros animales nocivos", en Rook & # x2019s Textbook of Dermatology, T. Burns, S. Breathnach, N. Cox y C. Griffiths, Eds., Vol. 1, pág. 38, Blackwell, Oxford, Reino Unido, octava edición, 2010. Ver en: Google Scholar
  17. F. Jourdain, R. Girod, J. M. Vassal et al., “La polilla Hylesia metabus y el lepidopterismo de la Guayana Francesa: centenario de un problema de salud pública ”, Parásito, vol. 19, no. 2, págs. 117–128, 2012. Ver en: Google Scholar
  18. A. E. Paniz-Mondolfi, A. M. P & # xe9rez-Alvarez, U. Lundberg et al., “Lepidopterismo cutáneo: dermatitis por contacto con polillas de Hylesia metabus (Cramer 1775) (Lepidoptera: Saturniidae), el agente causante de la picazón del caripito ”, Revista Internacional de Dermatología, vol. 50, no. 5, págs. 535–541, 2011. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  19. J. M. Vega, I. Moneo, A. Armentia et al., “Alergia a la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa),” Alergia clínica y experimental, vol. 29, no. 10, págs. 1418–1423, 1999. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  20. E. W. Hosler, “Orugas y polillas.Parte I: manifestaciones dermatológicas de encuentros con lepidópteros ” Revista de la Academia Estadounidense de Dermatología, vol. 62, no. 1, págs. 1 a 10, 2010. Ver en: Google Scholar
  21. E. W. Hosler, “Orugas y polillas. Parte II: manifestaciones dermatológicas de encuentros con lepidópteros ” Revista de la Academia Estadounidense de Dermatología, vol. 62, no. 1, págs. 13–28, 2010. Ver en: Google Scholar
  22. J. M. Vega, I. Moneo, A. Armentia et al., "Anafilaxia a una oruga de pino", Alergia, vol. 52, no. 12, págs. 1244–1245, 1997. Ver en: Google Scholar
  23. M. Moschen, R. D. Policaro y G. Savastano, “Insolita dermatite bollosa da processionaria del pino”, Archivio Italiano di Dermatologia, Venereologia, e Sessuologia, vol. 33, págs. 474–480, 1969. Ver en: Google Scholar
  24. B. P. Henwood y D. M. MacDonald, "Caterpillar dermatitis", Dermatología clínica y experimental, vol. 8, no. 1, pág. 77, 1983. Ver en: Google Scholar
  25. E. E. Tyzzer, "La patología de la dermatitis por polilla de cola marrón", Revista de investigación médica, vol. 16, no. 1, págs. 43–64, 1907. Ver en: Google Scholar
  26. M. C. J. M. De Jong y E. Bleumink, “Estudios de investigación de la dermatitis causada por la larva de la polilla de cola marrón, Euproctis chrysorrhoea L. (Lepidoptera, Lymantriidae). III. Análisis químico de sustancias reactivas cutáneas ”. Archivos de investigación dermatológica, vol. 259, no. 3, págs. 247–262, 1977. Ver en: Google Scholar
  27. M. C. J. M. De Jong y E. Bleumink, “Estudios de investigación de la dermatitis causada por la larva de la polilla de cola marrón, Euproctis chrysorrhoea L. (Lepidoptera, Lymantriidae). IV. Caracterización adicional de sustancias reactivas cutáneas ”. Archivos de investigación dermatológica, vol. 259, no. 3, págs. 263–281, 1977. Ver en: Google Scholar
  28. S. Santos-Magad & # xe1n, D. Gonz & # xe1lez de Olano, B. Bartolom & # xe9-Zavala, M. Trujillo-Trujillo, A. Mel & # xe9ndez-Baltan & # xe1s, y E. Gonz & # xe1lez-Mancebo, “ Reacciones adversas a la procesionaria: ¿mecanismo irritante o alérgico? ” Dermatitis de contacto, vol. 60, no. 2, págs. 109–110, 2009. Ver en: Google Scholar
  29. U. Lundberg, V. Salazar, M. Tovar y J. Rodríguez, “Aislamiento y caracterización parcial de proteínas con propiedades vasodegenerativas y proinflamatorias de los nidos de huevos de Hylesia metabus (lepidoptera saturniidae) ” Revista de entomología médica, vol. 44, no. 3, págs. 440–449, 2007. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  30. M. Lamy, M. H. Pastureaud y F. Novak, “Thaumetopoein: una proteína urticante de los pelos y el tegumento de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa Schiff., Lepidoptera, Thaumetopoeideae) ”, Toxicon, vol. 24, no. 4, págs. 347–356, 1986. Ver en: Google Scholar
  31. J. Werno, M. Lamy y P. Vincendeau, "Los pelos de oruga como alérgenos", La lanceta, vol. 342, no. 8876, págs. 936–937, 1993. Ver en: Google Scholar
  32. J. M. Vega, I. Moneo, A. Armentia, J. Vega, R. De La Fuente y A. Fern & # xe1ndez, "Pine procesionary caterpillar as a new cause of immunologic contact urticaria", Dermatitis de contacto, vol. 43, no. 3, págs. 129-132, 2000. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  33. S. Rebollo, I. Moneo, J. M. Vega, I. Herrera y M. L. Caballero, "La alergenicidad de la procesionaria del pino aumenta durante el desarrollo larvario", Archivos internacionales de alergia e inmunología, vol. 128, no. 4, págs. 310–314, 2002. Ver en: Google Scholar
  34. A. I. Rodríguez-Mahillo, M. González-Mu & # xf1oz, J. M. Vega et al., “Setas de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) contienen varios alérgenos relevantes " Dermatitis de contacto, vol. 67, no. 6, págs. 367–374, 2012. Ver en: Google Scholar
  35. O. T. Burton y P. Zaccone, "El papel potencial de la quitina en las reacciones alérgicas", Tendencias en inmunología, vol. 28, no. 10, págs. 419–422, 2007. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  36. B. Fagrell, G. J & # xf6rneskog, A. C. Salomonsson, S. Larsson y G. Holm, “Reacciones cutáneas inducidas por exposición experimental a setas de larvas de la polilla procesionaria del pino del norte (Thaumetopoea pinivora),” Dermatitis de contacto, vol. 59, no. 5, págs. 290–295, 2008. Ver en: Sitio del editor | Google Académico
  37. R. Carruthers, "Dermatitis por oruga", Revista médica británica, vol. 2, pág. 765, 1967. Ver en: Google Scholar
  38. M. C. J. M. De Jong, P. J. Hoedemaeker, W. L. Jongebloed y J. P. Nater, “Estudios de investigación de la dermatitis causada por la larva de la polilla de la cola marrón (Euproctis chrysorrhoea Linn.). II. Histopatología de lesiones cutáneas y microscopía electrónica de barrido de sus setas causantes ”. Archivos de investigación dermatológica, vol. 255, no. 2, págs. 177–191, 1976. Ver en: Google Scholar
  39. P. Cuevas, J. Angulo y G. Gim & # xe9nez-Gallego, “Tratamiento tópico de la dermatitis de contacto por procesionaria del pino”, Informes de casos de BMJ, 2011. Ver en: Sitio del editor | Google Académico

Derechos de autor

Copyright & # xa9 2013 Domenico Bonamonte et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo la licencia de atribución de Creative Commons, que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que el trabajo original se cite correctamente.


Control de las procesionarias del pino y el roble en las zonas urbanas: ANSES recomienda combinar medidas preventivas y curativas

Las orugas procesionarias son insectos, que se encuentran en varias regiones de Francia, incluidas las zonas urbanas, cuya proliferación compromete la salud de los árboles de los que se alimentan. También tienen un efecto sobre la salud humana y animal, ya que sus cerdas urticantes causan irritaciones de la piel al provocar picazón severa y reacciones alérgicas. La Agencia publica hoy un Dictamen indicando que, dado que los insecticidas no pueden utilizarse en zonas urbanas, la estrategia más eficaz para combatir estas orugas en zonas urbanas pasa por una combinación de métodos preventivos (políticas de plantación en zonas urbanas, métodos de detección precoz, etc.) y métodos curativos (trampas para orugas, destrucción de sus nidos, provisión de nidos para aves insectívoras, etc.). El grado de intervención debe ser modulado para que coincida con la frecuentación de las áreas afectadas: métodos diseñados para erradicar las orugas en áreas concurridas y mantenerlas bajo control en otros lugares.

Las orugas de las procesionarias del pino y del roble debilitan a sus árboles huéspedes al comerse sus agujas u hojas. Las orugas también afectan la salud humana y animal, ya que sus cerdas urticantes causan picazón extrema y reacciones alérgicas que resultan en una forma de dermatitis conocida como erucismo.

Las orugas se encuentran en diferentes regiones: la procesionaria del pino se encuentra principalmente alrededor de la cuenca mediterránea y la costa atlántica hasta el Pyr & eacuten & eacutees-Atlantiques d & eacutepartement, mientras que la procesionaria del roble es más común en Alsacia, Borgoña, Ile-de-France, Centro. , Poitou-Charentes y Midi-Pyr y Regiones de comida y bebida.

Como las especies de árboles de las que se alimentan se encuentran en zonas urbanas donde es imposible aplicar tratamientos con insecticidas aerotransportados, los Ministerios de Salud, Trabajo y Medio Ambiente solicitaron a la ANSES que revise las posibles alternativas (físicas, químicas, etc.) para combatir esta amenaza en las zonas urbanas, preservando al mismo tiempo la salud de la población local y el medio ambiente.

Para llevar a cabo este trabajo, la Agencia encargó a su Comité de Expertos en Riesgos Biológicos para la Sanidad Vegetal que realizara una evaluación pericial, asistida por un grupo ad hoc de relatores.

El trabajo de la Agencia

La tasación encontró que actualmente no hay biocida (1) insecticida autorizado para su uso contra las procesionarias del pino y el roble. Sin embargo, existen ciertos productos fitosanitarios disponibles para combatir estas orugas con fines fitosanitarios que se pueden aplicar desde el suelo.

La estrategia más eficaz para combatir estas orugas en entornos urbanos implica una combinación de métodos preventivos y curativos, en asociación con medidas de vigilancia. La intensidad de la intervención debe ajustarse en función de los compartimentos del entorno urbano de que se trate, distinguiendo entre: la aplicación de métodos destinados a erradicar la oruga en zonas concurridas (escuelas, zonas peatonales, etc.) y la aplicación de métodos destinados a Mantenga la población de orugas a niveles compatibles con su uso en áreas menos concurridas (bulevares y grandes parques públicos).

Para orugas procesionarias del roble

El conocimiento actual de la biología y epidemiología de la procesionaria del roble parece demasiado fragmentario para permitir recomendaciones para su control. Un esfuerzo de investigación considerable Por tanto, conviene emprender el establecimiento de una base científica y técnica sobre la que desarrollar métodos alternativos e integrados de gestión del riesgo asociado a la procesionaria de la encina.

Para orugas procesionarias del pino

A los efectos de su peritaje, la Agencia analizó dos casos: un caso de & ldquozero tolerancia & rdquo, en el que las limitaciones locales (patios escolares, árboles protegidos, parques públicos de alto tráfico, avenidas arboladas de gran importancia para el turismo, etc.) requieren la erradicación de las poblaciones de procesionarias, y un caso en el que la presencia de niveles bajos de población de orugas podría ser aceptable y comprendida por los residentes locales (árboles en las carreteras, grandes parques públicos urbanos, etc.).

Para situaciones de tolerancia cero

La Agencia considera que, como preventivo medida, sería mejor no plantar cuanto mas especies de árboles vulnerables o atractivos para las procesionarias del pino o plantarlos en bosquecillos en asociación con especies de hoja caduca con el mismo crecimiento rápido (por ejemplo, abedul). También se deben hacer verificaciones para asegurar que no haya crisálidas (la etapa de pupa entre la oruga y las etapas adultas de las polillas) en la tierra en los contenedores para árboles traídos de los viveros para plantar alternativamente, la tierra en los contenedores puede ser tratada.

Donde los árboles ya están en su lugar, se deben tomar medidas en verano para detectar si las procesionarias del pino están presentes con el uso de trampas de feromonas (trampas que utilizan sustancias químicas comparables a las hormonas, que atraen a los insectos). Si se encuentran machos en las trampas, se pueden combinar varias medidas curativas para combatir la amenaza. Si los árboles no son demasiado numerosos o altos y el acceso es fácil, los nidos se pueden destruir físicamente y se puede aplicar insecticida desde el suelo en cumplimiento de la normativa fitosanitaria. En todos esos casos, trampas para orugas (bandas adhesivas alrededor de los troncos de los árboles) se pueden instalar antes del inicio de la actividad de la procesión para evitar el riesgo de urticación causada por las orugas en el suelo. La asociación de estas dos técnicas alternativas de captura, los adultos en verano y las orugas en invierno y primavera, debe dar una respuesta adecuada a este requisito de tolerancia cero cuando las instrucciones de instalación se observan correctamente y los niveles de infestación no son epidémicos.

Para situaciones en las que el objetivo es la reducción de los niveles de población

La Agencia recomienda favorecer los métodos preventivos, pero estos pueden tener una eficacia limitada. El suelo del bosque y los bordes de los pinares no deben dejarse desnudos, sino cubiertos por una densa vegetación (arbustos). Los especialistas en paisaje deben evitar plantaciones de pinos sin mezclar y diseñar sus parques y avenidas con una variedad de coníferas y especies de hoja caduca, particularmente especies de crecimiento rápido como abedules o sauces, que son repulsivas para la procesionaria del pino y también brindan refugio y una gama más amplia y, en consecuencia, más efectiva de fauna beneficiosa. El control biológico de plagas se puede reforzar instalando cajas nido para pájaros que comen insectos (abubillas o tetas) y refugios para murciélagos.

La Agencia también recomienda vigilancia niveles de población de la procesionaria del pino con el uso de trampas de feromonas en verano y contando los nidos en invierno.

Finalmente, cualquier método curativo utilizado en este contexto debe ser repetible todos los años para asegurar un efecto a largo plazo. Esto incluye la destrucción física de los nidos junto con la captura masiva, técnicas de confusión sexual o el uso de repelentes de motas procesionarias de pino en el caso de árboles o parques aislados. En áreas con altos niveles de infestación, los tratamientos con insecticidas pueden aplicarse desde el suelo.

(1) Los biocidas son formulaciones de sustancias activas destinadas a uso doméstico o industrial. Estos productos comunes y cotidianos incluyen desinfectantes domésticos, insecticidas y otros productos cuyo propósito es eliminar, destruir o disuadir a los organismos nocivos (mohos, bacterias, virus). La sustancia activa presente en el biocida puede ser un compuesto químico o derivado de un microorganismo que ejerce su acción biocida sobre o contra organismos nocivos.


Interacciones entre pupas de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) y parasitoides en un bosque de Pinus

Los parasitoides son enemigos importantes de muchos insectos económicamente importantes y hay alguna evidencia que sugiere que sus acciones tienen un papel en la terminación de los brotes de poblaciones de lepidópteros forestales. En este estudio, examinamos el impacto de los parasitoides en las pupas de la procesionaria del pino y destacamos la presencia de varias especies de parasitoides para esta etapa de desarrollo. Se encontró una mayor tasa de parasitismo cuando se redujo la densidad de pupas en el suelo, pero la tasa de parasitismo no fue influenciada por los rasgos morfológicos de la pupa o por la presencia o ausencia de un capullo alrededor de una pupa. De los factores externos examinados, un retraso en el tiempo de descenso de las larvas de los árboles tuvo un efecto positivo en el nivel de parasitismo. Los datos de observación indicaron que los dípteros y los himenópteros fueron los parasitoides más abundantes que emergieron de las pupas de polillas. Nuestro estudio destaca la complejidad de la dinámica parasitoide-huésped y destaca la importancia de determinar cuidadosamente los efectos ambientales sobre las relaciones huésped-parasitoide.


Pinus pinaster (pino marítimo)

P. pinaster se considera altamente invasivo y su comportamiento pasado y futuro se ha modelado en regiones donde es un problema grave. La producción prolífica de semillas, las semillas dispersadas por el viento y la rápida tasa de crecimiento contribuyen a su capacidad para.

¿No necesita el informe completo?

Genere una versión para imprimir que contenga solo las secciones que necesita.

Imágenes

TítuloPararse
SubtítuloUn rodal maduro de pino marítimo en la montaña de Sintra, al norte de Lisboa, Portugal.
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa
TítuloStand gestionado
SubtítuloEl aclareo y la poda cuidadosos son esenciales para una buena producción de madera (Bosque Nacional de Pinos Costeros, Portugal central).
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa
TítuloCrecimiento distorsionado
SubtítuloAunque tolera el viento salado costero, P. El pinaster a menudo puede verse gravemente afectado en su crecimiento a lo largo de la costa (Bosque Nacional de Pinos Costeros, Portugal central).
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa
TítuloMadera
SubtítuloLa madera suele ser la principal producción obtenida de los rodales (Bosque Nacional de Pinos Costeros, Portugal central).
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa
TítuloSitio de afloramiento rocoso
SubtítuloP pinaster tolera suelos muy poco profundos e incluso puede crecer a veces sobre piedras (Montaña de Sintra, Portugal).
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa
TítuloResina
SubtítuloLa resina, principal producción no maderera obtenida de P. pinaster, puede recogerse en bolsas de plástico, como en este ejemplo observado en Portugal central.
Derechos de autorA. Oliveira, Inst. Sorber. Agronomia, Lisboa

Identidad

Nombre científico preferido

Nombre común preferido

Otros nombres científicos

Nombres comunes internacionales

  • Inglés: pino en racimo
  • Español: pino gallego pino negral pino resinero
  • Francés: pin de corte pin des landes pin maritime pinastre
  • Portugués: pinheiro-bravo

Nombres comunes locales

  • Alemania: Igelföhre Meer Kiefer Stern- Kiefer Sternkiefer Strand- Kiefer
  • Italia: pinastro pino marittimo
  • Países Bajos: zeeden zeepijn
  • Sudáfrica: trosden
  • España: itsas pinua pinastre piñeiro bravo pino resinero pino rodeno

Código EPPO

Subespecie

Nombre comercial

Resumen de invasividad

P. pinaster se considera altamente invasivo y su comportamiento pasado y futuro se ha modelado en regiones donde es un problema grave. La producción prolífica de semillas, las semillas dispersadas por el viento y la rápida tasa de crecimiento contribuyen a su capacidad para invadir los hábitats nativos, que sufren la consiguiente reducción de la diversidad de especies. P. pinaster se informa que es un colonizador agresivo en Chile, Uruguay, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica. Binggeli (1999) la consideró una planta altamente invasiva, mientras que Rejm & # 225nek (1995) la calificó como uno de los cinco pinos más invasores. Richardson y col. (1994) considerado P. pinaster para ser el pino invasor más extendido en Sudáfrica, y gran parte de la propagación ocurre en la vegetación de fynbos en peligro de extinción.

Árbol taxonómico

  • Dominio: Eukaryota
  • Reino: Plantae
  • Phylum: espermatophyta
  • Subfilo: gimnospermas
  • Clase: Pinopsida
  • Familia: Pinaceae
  • Género: Pinus
  • Especie: Pinus pinaster

Notas sobre taxonomía y nomenclatura

P. pinaster muestra una variación considerable en su área de distribución natural, lo que lleva a varios intentos de división en subespecies, variedades y razas, de acuerdo principalmente con la procedencia, las características morfológicas del tronco y la ramificación, la tolerancia a los sustratos calcáreos y la resistencia a las heladas. La variación observada puede clasificarse en dos grupos principales, ahora considerados a menudo como subespecies: el grupo Atlántico (P. pinaster subsp. Atlantica) que comprende procedencias de Portugal, noroeste de España (Galicia) y suroeste de Francia (las Landas) y el grupo mediterráneo (P. pinaster subsp. pino rodeno) con procedencias del interior de España, Marruecos y la cuenca mediterránea. Algunos autores consideran que esta última es una especie separada, Pinus mesogeensis Fieschi & amp Gaussen, pero esta clasificación no ha obtenido una aceptación general. El nombre común reconocido para P. pinaster es pino marítimo.

Descripción

P. pinaster es un árbol relativamente grande, de 20 a 40 m de altura, con un diámetro promedio a la altura del pecho (dap) en la madurez de 35 a 40 cm. Las copas de los árboles viejos son anchas y planas y el tronco es claro en la mayor parte de su longitud. Los árboles de plantación tienen tallos cilíndricos largos y limpios en contraste con los de los árboles individuales de crecimiento abierto, donde los troncos son anchos en la base con una pronunciada conicidad y una mayor ramificación. Tiene una raíz principal profunda con raíces secundarias bien desarrolladas. La corteza es gruesa, profundamente agrietada y de color marrón rojizo oscuro. Las agujas son espinosas, robustas, rígidas pero no rígidas, frecuentemente retorcidas, aparecen en pares, con un color verde vivo. Las flores aparecen entre finales del invierno y mediados de la primavera. Las flores masculinas suelen ser abundantes, agrupadas en anillos poco profundos debajo de las hojas y el polen se desprende a principios de la primavera. Las flores femeninas se encuentran en las puntas de los brotes en expansión y son de color rojo apagado. Los conos son casi sésiles, muy oblicuos en la base, ovoide-cónicos ligeramente curvados de color marrón claro brillante con escamas y una amplia cresta transversal que se eleva a una pequeña espina central curvada hacia arriba. Los conos maduran entre finales del verano y el otoño y permanecen cerrados en el árbol durante varios años.

Tipo de planta

Distribución

Existe cierta controversia sobre el área de origen de P. pinaster, aunque el centro de distribución natural parece ser las regiones del Mediterráneo occidental que incluyen el sur de Francia, Córcega, Cerdeña, Italia, España y Marruecos (subsp. pino rodeno), así como regiones más occidentales, centradas alrededor de las áreas atlánticas costeras de Francia, España y Portugal (subsp. Atlantica). A falta de más información, Argelia y Túnez y otras partes de Europa se tratan como un rango introducido en esta hoja de datos.

Tabla de distribución

La distribución en esta tabla resumen se basa en toda la información disponible. Cuando se citan varias referencias, pueden dar información contradictoria sobre el estado. Es posible que haya más detalles disponibles para referencias individuales en la sección Detalles de la tabla de distribución, que se puede seleccionar yendo a Generar informe.

África

Europa

Norteamérica

Oceanía

Sudamerica

Historia de introducción y difusión

El rango de P. pinaster se ha extendido mucho por el cultivo y se planta ampliamente en las regiones de las Landas y la costa atlántica de Francia, así como en toda la región mediterránea para la producción de madera y resina, la conservación de dunas y muy a menudo para la producción de pulpa. Se introdujo en el Reino Unido en la década de 1600 (Mitchell, 1974) y se ha plantado extensamente en Europa fuera de su área de distribución natural, por ejemplo, en Bélgica, Turquía, Grecia y países de la ex Yugoslavia (subsp.. pino rodeno). Se introdujo en Nueva Zelanda en la década de 1830 (Knowles y Miller, 1989), así como en Sudáfrica y Australia (subsp. Atlantica) y muchos otros países con clima mediterráneo, como partes de Chile, Argentina, Uruguay y Estados Unidos.

Riesgo de introducción

P. pinaster se ha vuelto invasivo en áreas donde se ha utilizado ampliamente para la silvicultura, en particular Sudáfrica, Nueva Zelanda y Hawái, EE. UU. Las características biológicas como la alta capacidad de reproducción, la semilla transportada por el aire y la rápida tasa de crecimiento contribuyen al riesgo de invasión después de su introducción intencional. Los sitios de otras introducciones deben ser monitoreados para detectar signos de comportamiento invasivo. Es un invasor de categoría 2 según la Ley de Conservación de Recursos Agrícolas de 1983 en Sudáfrica (Henderson, 2001).

Habitat

El hábitat en el área de distribución nativa de P. pinaster se encuentra típicamente en arenas o suelos pobres en las regiones costeras (Weber, 2003). Henderson (2001) informa de la invasión de fynbos tanto de montaña como de tierras bajas en Sudáfrica, donde esta especie es un invasor exótico. En otras áreas del mundo donde se ha vuelto invasivo, P. pinaster se sabe que coloniza las zonas de dunas costeras (Uruguay), a lo largo de los márgenes de las carreteras, en Banksia y Eucalipto marginata bosques (Australia), laderas de pastizales, acantilados, bosques talados, matorrales y matorrales (Nueva Zelanda), fynbos (Sudáfrica) y sitios perturbados (Chile).

Lista de hábitat

CategoríaSubcategoríaHabitatPresenciaEstado
Terrestre AdministradoTierra cultivada / agrícola Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre AdministradoTierra cultivada / agrícola Hábitat secundario / tolerado Productivo / no natural
Terrestre AdministradoBosques, plantaciones y huertos gestionados Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre AdministradoBosques, plantaciones y huertos gestionados Hábitat secundario / tolerado Natural
Terrestre AdministradoBosques, plantaciones y huertos gestionados Hábitat secundario / tolerado Productivo / no natural
Terrestre AdministradoPastizales gestionados (sistemas de pastoreo) Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre AdministradoPastizales gestionados (sistemas de pastoreo) Hábitat secundario / tolerado Productivo / no natural
Terrestre AdministradoZonas perturbadas Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre AdministradoFerrocarril / bordes de carreteras Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre AdministradoZonas urbanas / periurbanas Hábitat secundario / tolerado Productivo / no natural
Terrestre Natural / Semi-naturalBosques naturales Hábitat principal Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre Natural / Semi-naturalBosques naturales Hábitat principal Productivo / no natural
Terrestre Natural / Semi-naturalPastizales naturales Hábitat principal Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre Natural / Semi-naturalOrillas de los ríos Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre Natural / Semi-naturalÁreas rocosas / flujos de lava Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Terrestre Natural / Semi-naturalÁreas rocosas / flujos de lava Hábitat secundario / tolerado Natural
Terrestre Natural / Semi-naturalÁreas rocosas / flujos de lava Hábitat secundario / tolerado Productivo / no natural
Terrestre Natural / Semi-naturalMatorrales / matorrales Hábitat secundario / tolerado Dañino (plaga o invasivo)
Litoral Areas costeras Hábitat principal Dañino (plaga o invasivo)
Litoral Areas costeras Hábitat principal Natural
Litoral Areas costeras Hábitat principal Productivo / no natural
Litoral Dunas costeras Hábitat principal Dañino (plaga o invasivo)
Litoral Dunas costeras Hábitat principal Natural
Litoral Dunas costeras Hábitat principal Productivo / no natural

Plantas hospedantes y otras plantas afectadas

Biologia y ecologia

P. pinaster muestra un alto grado de variación genética en su área de distribución nativa. Algunos autores reconocen hasta cinco razas diferentes correspondientes a varias ubicaciones geográficas en Europa Occidental, la región del Mediterráneo y África del Norte. La mayor parte de esa variación tiene algún tipo de expresión en las características de crecimiento, rectitud y ahusamiento del tallo, ramificación fina y resistencia a las heladas. Fue evidente un alto grado de heredabilidad, particularmente para la forma del tallo, así como para las características químicas de los monoterpenos de resina. Procedencias de Portugal, noroeste de España y suroeste de Francia (P. pinaster subsp. Atlantica) exhibieron un crecimiento más rápido que los del Mediterráneo, el interior de España o Marruecos (principalmente P. pinaster subsp. pino rodeno). Sin embargo, algunas procedencias de este último grupo tienen un tallo notablemente recto (por ejemplo, la raza corsa), o una notable adaptación a la sequía de verano y sustratos de piedra caliza independientemente de su falta de vigor (por ejemplo, la raza marroquí de Tamjout), en comparación con procedencias del primer grupo. Una procedencia portuguesa de Leiria (costa central de Portugal) se mejoró genéticamente en Australia Occidental, Sudáfrica y Portugal, lo que permitió una ganancia de crecimiento estimada en un 20%, así como una mejora de aproximadamente un 40% para la forma del tallo.

Fisiología y Fenología

P. pinaster es de rápido crecimiento hasta que llega a los 60 años, cuando la tasa de crecimiento anual suele disminuir. Las flores aparecen entre finales del invierno y mediados de la primavera, y los conos maduran entre finales del verano y el otoño, permaneciendo cerrados en el árbol durante varios años.

Biología reproductiva

Esta especie tiene flores monoicas (Cronk y Fuller, 1995). Es difícil establecer la edad a partir de la cual P. pinaster comienza a producir semillas fértiles porque este factor varía con la ubicación geográfica. Sin embargo, en general, la floración puede comenzar alrededor de los 6 años, pero la producción regular de semillas comienza solo a los 10-15 años de edad. Se producen grandes cantidades de semilla (Cronk y Fuller, 1995). Los conos son serotinosos, lo que significa que pueden resistir el fuego que puede matar al árbol padre y ser estimulados para liberar posteriormente las semillas (Macdonald y Richardson, 1986). Según Dean et al. (1986) la duración de la viabilidad de la semilla es de aproximadamente un año.

Requisitos medioambientales

P. pinaster tolera diferentes condiciones climáticas dependiendo de la subespecie. En general, se presenta de forma natural en regiones templadas cálidas incluida la zona mediterránea, con influencia oceánica sobre el clima, principalmente en zonas húmedas y subhúmedas, donde la precipitación anual es superior a 600 mm. A pesar de eso, es posible que los árboles sobrevivan en áreas con solo 400 mm de precipitación anual, siempre que haya suficiente humedad atmosférica. En particular, las procedencias del sur (P. pinaster subsp. pino rodeno) puede crecer bien en condiciones semiáridas. Sin embargo, crecerá mejor en áreas con una precipitación media anual de 850 mm, con al menos 75 mm en el período comprendido entre mayo y septiembre. En su área de distribución nativa solo soporta un máximo de 100 días consecutivos sin lluvias, pero cuando se usa en plantaciones en algunas áreas puede tolerar un máximo de 150 días de sequía. El pino marítimo no puede tolerar la sombra y crece mejor en altitudes bajas y medias.

P. pinaster se puede encontrar tanto en sitios planos como montañosos en su área de distribución nativa, pero generalmente en altitudes bajas a moderadas. La subespecie Atlantica es menos tolerante a las grandes altitudes que la subespecie pino rodeno. Parece preferir suelos silíceos de textura gruesa, especialmente suelos arenosos, pero puede tolerar otros tipos de suelos. La subespecie pino rodeno puede tolerar algunos suelos calcáreos, especialmente cuando tienen una textura gruesa y son de drenaje libre, mientras que la subsp. Atlantica, sin embargo, tiene una baja tolerancia a los suelos calizos y muestra una clara preferencia por los suelos arenosos silicatos, y ha jugado un papel importante en la forestación de dunas de arena sueltas a lo largo de la costa occidental de la Península Ibérica, especialmente en el norte y centro de Portugal. Se ha adaptado bien a un sustrato de origen silicato de baja agregación, pobre en nutrientes importantes y materia orgánica. La forestación de estas áreas se llevó a cabo a fines del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, y desempeñó un papel importante en la consolidación de las dunas y la mejora del suelo. De manera similar, la región de las Landas en el suroeste de Francia, con suelos arenosos, ha sido plantada extensivamente con P. pinaster. En Sudáfrica, un estudio de cuatro pinos invasores encontró que el pH del suelo era el predictor más importante de la distribución de árboles aislados, mientras que el establecimiento de densos rodales de pino estaba determinado en gran medida por el historial de incendios (Rouget et al., 2001).

Clima

ClimaEstadoDescripciónObservación
C - Clima templado / mesotérmico Privilegiado Temperatura media del mes más frío & gt 0 ° C y & lt 18 ° C, la media del mes más cálido & gt 10 ° C
Cf - Clima templado cálido, húmedo todo el año Tolerado Temp. Media cálida & gt 10 ° C, temperatura media fría. & gt 0 ° C, húmedo todo el año
Cs - Clima templado cálido con verano seco Privilegiado Temp. Media cálida & gt 10 ° C, temperatura media fría. & gt 0 ° C, veranos secos
Cw - Clima templado cálido con invierno seco Privilegiado Clima templado cálido con invierno seco (temperatura media cálida & gt 10 ° C, temperatura media fría & gt 0 ° C, inviernos secos)

Rangos de latitud / altitud

Temperatura del aire

Parámetro Límite inferior Limite superior
Temperatura mínima absoluta (ºC) -15
Temperatura media anual (ºC) 10 23
Temperatura máxima media del mes más caluroso (ºC) 15 26
Temperatura mínima media del mes más frío (ºC) 0 6

Lluvia

ParámetroLímite inferiorLimite superiorDescripción
Duración de la estación seca04número de meses consecutivos con & lt40 mm de lluvia
Precipitación media anual4001200mm límites inferior / superior

Régimen de lluvias

Tolerancias del suelo

Drenaje del suelo

Reacción del suelo

Textura de la tierra

Tolerancias especiales del suelo

Notas sobre enemigos naturales

Las descripciones de las principales plagas de insectos se basan en gran medida en Berryman (1986).

El daño de los insectos a los conos y semillas es menor en los años de cosecha de conos intensos, pero en los años posteriores a una cosecha de conos abundante, la cosecha de conos completa puede perderse debido a que una gran población de plagas de insectos se concentra en un suministro de alimentos mucho más reducido. Debido a esto, el mayor impacto de las plagas de conos y semillas se encuentra en los huertos de producción de semillas, comúnmente atacados por el gorgojo de la piña. Pissodes validirostris (Coleoptera, Curculionidae) y el gusano de cono Dioryctria mendacella (Lepidoptera, Pyralidae).

Los insectos que se alimentan de yemas, brotes y ramitas pueden causar daños sustanciales a largo plazo, afectando el crecimiento de las plantas y la calidad de la madera, y también pueden debilitar el árbol, facilitando el ataque de otros organismos. Son particularmente importantes en las plantaciones jóvenes. Las infestaciones graves parecen estar asociadas con condiciones particulares del sitio y del rodal que afectan el vigor y la exposición de plántulas y árboles jóvenes. Los brotes de polillas de los brotes ocurren con frecuencia en rodales que crecen en sitios secos o mal drenados, o en sitios que han sufrido compactación del suelo, erosión o deficiencias de nutrientes. Además, las plagas de insectos de punta y brote a menudo prefieren condiciones abiertas, lo que significa que el daño es más intenso en áreas de tala y plantaciones escasamente pobladas.

La polilla del brote de pino Rhyacionia buoliana (Lepidoptera, Tortricidae) se controla con el uso de inhibidores del crecimiento (diflubenzuron) en primavera (antes de que las larvas penetren en los brotes), mediante sistemas de captura de feromonas sexuales (para atraer a los machos) y mediante control biológico (Adalia bipunctata es un depredador de esta especie).

Los insectos defoliadores que se alimentan de hojas atacan árboles forestales de todas las edades, pero los brotes a menudo se asocian con rodales más viejos, rodales sobrepoblados o rodales que crecen en sitios pobres. El efecto inmediato de la defoliación es una reducción del vigor y crecimiento del árbol. La reducción del crecimiento puede tener un impacto económico significativo en la producción de madera cuando se ven afectadas grandes áreas. La defoliación a veces resulta en una considerable mortalidad de los árboles, particularmente cuando el bosque ha sido sometido a otros factores de estrés tales como deficiencias de nutrientes o agua, competencia extrema o vejez. Además, los árboles debilitados a menudo se vuelven susceptibles a los insectos que matan los árboles, como los escarabajos de la corteza, que con frecuencia causan una gran mortalidad después de los brotes de defoliadores. La procesionaria del pino Thaumetopoea pityocampa (Lepidoptera, Thaumetopoeidae) es la plaga más grave de P. pinaster en la región mediterránea.

Varios grupos de insectos se alimentan de los tallos de los árboles del bosque o dentro de ellos, pero, de ellos, los escarabajos de la corteza (Scolytidae) son, con mucho, los más destructivos. Los adultos de escarabajos de la corteza perforan la corteza de árboles vivos o recientemente muertos y ponen sus huevos en galerías construidas en la región cambial. Al mismo tiempo, los escarabajos de la corteza pueden introducir hongos patógenos, por ejemplo, Ceratocystis spp., que se diseminan a través del floema y el xilema, bloqueando los sistemas de transporte del árbol. Los primeros escarabajos adultos que atacan un árbol producen poderosas feromonas que, junto con las resinas que exudan del árbol, atraen a otros individuos de la misma especie. Es este ataque combinado de muchos escarabajos, junto con la propagación de hongos patógenos, lo que causa la muerte de todo o parte del árbol. A medida que las feromonas concentran la población de escarabajos voladores en un área, los árboles muertos a menudo se forman en parches.

Los brotes de escarabajos de la corteza ocurren a intervalos irregulares, pero generalmente se asocian con rodales sometidos a estrés. Sin embargo, una vez que se han iniciado los brotes, a veces se propagan a rodales relativamente sanos. Esta capacidad de los escarabajos de la corteza para matar árboles normales y sanos cuando sus poblaciones aumentan de tamaño se asocia con su tolerancia a las sustancias químicas defensivas de los árboles hospedantes, la patogenicidad de los hongos asociados con ellos y / o el atractivo de sus feromonas de agregación. Ips sexdentatus, Tomicus piniperda, T. minor, Orthotomicus erosus, Pityogenes bidentatus y Hylastes ater son todos Scolytidae que perforan la corteza y sus poblaciones pueden aumentar considerablemente si un rodal contiene árboles de alto riesgo. Para evitar tal crecimiento de la población de plagas, todos los árboles infestados, rotos, caídos y quemados deben ser removidos, los puntos de infestación deben ser destruidos y se debe implementar un plan de raleo del rodal. Dioryctria sylvestrella (Lepidoptera, Pyralidae) también es una plaga de insectos que perfora la corteza y que daña particularmente a los árboles jóvenes. Las bajas densidades de plantación estimulan los ataques de este insecto. Matsucoccus feytaudi (Homoptera, Margarodidae) debilitan los árboles, haciéndolos susceptibles a los ataques de Pissodes castaneus y Tomicus piniperda. Hylastes spp. (Coleoptera, Scolytidae) pueden florecer en rodales que han sufrido incendios, o en los que las técnicas de plantación fueron inadecuadas, o en los que hay muchos tocones expuestos, recién talados o años de sequía sucesivos. Anoxia australis, Vesperus xatarti y V. luridus (Coleoptera, Scarabaeidae) puede ser particularmente dañino en viveros forestales y en jóvenes P. pinaster se levanta.

P. pinaster ha demostrado ser susceptible a Bursaphelencus xylophilus, el nematodo que causa la enfermedad del marchitamiento del pino, también una especie invasora. En otros pinos, a saber, pino negro japonés (Pinus thunbergii), este nematodo causa una reducción en la conductancia hidráulica asociada con el estrés hídrico de la planta, la muerte de las células del parénquima del xilema y, finalmente, la muerte de los árboles (Kozlowski y Pallardy, 1997).

P. pinaster es susceptible a los patógenos: Armillaria mellea, Lophodermium spp. y Cyclaneusma niveum.

P. pinaster es muy susceptible al fuego, especialmente en rodales puros. El sotobosque abundante es un factor clave para determinar la inflamabilidad del rodal.

En años recientes, P. pinaster ha demostrado ser susceptible a otra especie invasora, la escama del líber, Matsucoccus feytaudi (Homoptera: Margarodidae), en Córcega, Francia (Jactel et al., 2006).

Medios de movimiento y dispersión

P. pinaster las semillas generalmente son dispersadas por el viento. Dean y col. (1986) también informan que los babuinos pueden dispersarse P. pinaster semillas en Sudáfrica. La dispersión a larga distancia fue intencional, ya que esta especie se introdujo deliberadamente en Sudáfrica como árbol maderable (Cronk y Fuller, 1995) y en otros países para una variedad de usos.


Información del autor

Estos autores contribuyeron igualmente: Piper D. Wallingford, Toni Lyn Morelli.

Afiliaciones

Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, Universidad de California, Irvine, Irvine, CA, EE. UU.

Piper D. Wallingford y amp Cascade J. B. Sorte

Centro Científico de Adaptación Climática del Noreste, Servicio Geológico de EE. UU., Amherst, MA, EE. UU.

Toni Lyn Morelli y Jenica M. Allen

Departamento de Conservación Ambiental, Universidad de Massachusetts, Amherst, MA, EE. UU.

Toni Lyn Morelli, Bethany A. Bradley y Emily J. Fusco

Biología Organísmica y Evolutiva, Universidad de Massachusetts, Amherst, MA, EE. UU.

Toni Lyn Morelli, Evelyn M. Beaury, Bethany A. Bradley y Brittany B. Laginhas

Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Universidad de New Hampshire, Durham, NH, EE. UU.

Miller Worley Center for the Environment, Mount Holyoke College, South Hadley, MA, EE. UU.

Servicio de Investigación Agrícola del USDA, Unidad de Investigación de Sistemas y Recursos de Pastizales, Fort Collins, CO, EE. UU.

Departamento de Silvicultura y Recursos Naturales, Purdue University, West Lafayette, IN, EE. UU.

Departamento de Ciencias Biológicas, Universidad Purdue, West Lafayette, IN, EE. UU.

Centro de Ecología y Conservación, Penryn Campus, Universidad de Exeter, Cornwall, Reino Unido

Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, Universidad de Michigan, Ann Arbor, MI, EE. UU.

Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Universidad de Michigan, Ann Arbor, MI, EE. UU.

Estación Biológica de Doñana – Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EBD – CSIC), Sevilla, España

Departamento de Biología y Ecología Vegetal, Universidad de Sevilla, Sevilla, España

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

Contribuciones

T.L.M., C.J.B.S. y P.D.W. conceptualizó la idea de esta revisión de forma independiente. T.L.M. y P.D.W. propuso el proyecto, dirigió sesiones de trabajo durante el grupo de trabajo y gestionó el proyecto durante todo su desarrollo, incluida la redacción, revisión y edición de todas las versiones del manuscrito. B.A.B. y C.J.B.S. proporcionó comentarios invaluables a lo largo del proyecto y contribuyó a través de la tutoría y la supervisión, así como la redacción y la revisión en profundidad. B.A.B., B.B.L., T.L.M. y P.D.W. visualizaciones de figuras creadas. J.M.A., E.M.B., D.M.B., J.S.D., R.E., E.J.F., D.E.G., I.I., B.B.L. y M.V. contribuyó igualmente a escribir y proporcionar comentarios.

Autor correspondiente


Ver el vídeo: Área de Regiones Planas (Diciembre 2022).